Comisión de Padres
“El amor de los padres se transforma de fuente en alma, y por consiguiente, en norma, que inspira y guía toda la acción educativa concreta, enriqueciéndola
con los valores de dulzura, constancia, bondad, servicio, desinterés, espíritu de
sacrificio, que son el fruto más precioso del amor.”
(Juan Pablo II, Familiares Consortio, 36)

FUNDAMENTOS


Desde la fundación y desde los criterios del ideario del Instituto Madero, los padres constituyen una prioridad.

San Josemaría Escrivá de Balaguer ha brindado un criterio que ha servido de guía para el quehacer educativo del Instituto Madero: “Lo primero, los padres; lo segundo el profesorado; lo tercero los alumnos. Vuestros hijos -no os ofendáis- están en tercer lugar. De esa manera marcharán bien.” (Tertulia en el colegio Viaró, Barcelona, el 21 - XI – 1972). En la Visión que ha presentado el Departamento de Orientación en su documento de Principios se afirma:

“Que el Instituto Madero se distinga como Centro Educativo”, lugar de trabajo y desarrollo personal no sólo para los alumnos, sino también para los padres, los profesores y las personas que viven en el entorno inmediato (IDEARIO, Identidad Institucional). Que como “comunidad educativa” su labor testimonie el trato de persona a persona para ‘educir’, esto es, sacar a luz las capacidades naturales, los valores morales que están presentes. Esta “cosmovisión” proyecta al Instituto como fermento de un cambio profundo perfilando la gestión educativa como promotora de la familia y de la inserción laboral con el desempeño de un trabajo profesional.

Aquí hay una historia de esta “familia educativa” con familias de la ciudad Madero que, imbuidas del espíritu y del impulso de San Josemaría Escrivá de Balaguer, dieron los pasos conducentes a concretar esta labor que expresa palmariamente, en toda su trayectoria, el valor de la familia, el valor del trabajo y la educación de los hijos.
Desde los padres hay motivos para dar un salto cualitativo que consolide la tarea que viene realizando un grupo de matrimonios y familias identificados hasta ahora como Comisión de Padres, entre los que se encuentran algunos pioneros de esta historia: * Conciencia clara del derecho inalienable de primeros y principales educadores de nuestros hijos.

* Apertura del Instituto Madero, desde sus autoridades, para favorecer este derecho con el complementario y grave deber de los padres de comprometerse a fondo en una relación cordial y efectiva con los profesores y directores del Instituto.
* Preocupación por el ocaso de valores fundamentales de la moral humana, de la cultura moral que nos lleva a anticiparnos para superar el relativismo en nuestro trabajo de formación de las personas proponiendo una instancia permanente de diálogo de los padres entre sí, padres y docentes, padres e hijos.

En el texto “Educar en el cambio y para el cambio”, Santiago de la Barrera (año 1999) expresa: “Los padres juegan un rol fundamental en la efectividad de la educación brindada por la institución, sobre todo en la etapa inicial de la educación y, concretamente, en el ámbito del Obrar. La institución debe cooperar con ellos en la educación, lo que implica: trabajar conjuntamente."

Por esto, es que a los padres se debe procurar “asociarlos” a la institución. Que se sientan y sean parte de ella.
"Esta tarea no es fácil pero no es prescindible”
Nuestra Dirección:
Evita 66 (Ex-Membrillar)
Ciudad Madero
Prov. de Buenos Aires

Teléfonos:
(+54) (11) 4442-7371/2

 

Suscribirse al Boletín Electrónico